La Ciudad de los 30 Caballeros y el edificio Zevallos… 
 

335 años y la historia sigue en construcción

El edificio Zevallos, ubicado en la avenida 1, que alguna vez se llamó Calle Real, por ser la principal, debe su nombre al que alguna vez fue su propietario, el “conde” José Manuel de Zevallos, originario de Villa Polanco en Santander, España, y capitán de las Fuerzas Realistas del Reino de España. El edificio fue construido en 1687, sesenta y nueve años después de la fundación de la Villa de Córdoba.

 

El inmueble ha tenido varias funciones, originalmente fue hogar de la familia De Zevallos en los siglos XVII y XVIII. Posteriormente tuvo la función de albergar a los viajeros que desembarcaban en Veracruz y continuaban su camino hacia la Ciudad de México. Pero su fama se debe a que el 24 de agosto de 1821, fue anfitrión del general Agustín de Iturbide y del último virrey de la Nueva España, don Juan de O’Donojú, durante la firma de los Tratados de Córdoba, documento que dio inicio al México Independiente.

 

Se dice que en la época de la Revolución, Venustiano Carranza, entonces primer mandatario del país, despachó en Córdoba los asuntos a su cargo y varias de sus actividades se realizaron en el Zevallos. 

 

En 1921, con motivo del centésimo aniversario de los Tratados de Córdoba, el Hotel Zevallos fue sede de numerosos actos presididos por el entonces presidente Álvaro Obregón. Para esos días el portal comenzaba a ser utilizado como lugar de reunión de las familias más notables de la ciudad

 

Arquitectónicamente cuenta con un sistema de construcción típico de la época, a base de muros gruesos de piedra recubiertos con cal, columnas toscanas, bóvedas de cañón, arcos de medio punto, pisos de cerámica, pisos de piedra en el patio central y todos los pasillos con vista al patio poseen vigas de madera. En 1944, se cambió su techo de teja por el actual de loza, la fuente que había en medio del patio fue destruida y años después se construyó nuevamente con el estilo original.

 

A pesar de haber vivido eventos como la inhabilitación realizada por el ejército, caídas de muros y hasta el más fuerte terremoto registrado en la zona, en agosto de 1973, actualmente está más fuerte que nunca.

 

Hoy en día, se ha modernizado sin perder su estructura original y conserva la misma fisionomía de hace tres siglos. En los portales se encuentran dos restaurantes, el Café Parroquia y el Tabachín, que dan vida a la ciudad. En la segunda planta se encuentra el restaurante El Balcón, que, por estar situado en los portales superiores, ofrece a los comensales una espectacular panorámica de la Plaza de Armas. En el interior de la planta alta, se localiza el Hotel Boutique Casa Zevallos que es ideal para descansar y sumergirse entre personajes de historia y leyenda.